VAMOS AL BOSQUE

Lo que comenzó como una exposición escolar, hoy es Plant-for-the-Planet, un movimiento global con una gran meta: plantar árboles en todo el mundo para combatir el cambio climático. Descubre todo lo que ha sucedido desde entonces y las acciones que estamos planeando para el futuro.

 

La iniciativa escolar Plant-for-the-Planet fue fundada en 2007 por Felix Finkbeiner de 9 años de edad.

 

Inspirado por Wangari Maathai, quien en 30 años ha plantado 30 millones de árboles en África, Felix formuló su idea: los niños podrían plantar un millón de árboles en cada país del mundo y así crear, por cuenta propia, compensaciones de CO2, mientras que los adultos sólo hablan de ello. Porque cada árbol plantado remueve de la atmósfera casi 10 Kg de CO2 al año.

Cuando se plantó el primer árbol, Klaus Töpfer, ex ministro alemán de Medio Ambiente y presidente del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), se convirtió en el benefactor. 

Felix prometió al PNUMA que los niños plantarían un millón de árboles en cada país del mundo. A lo largo de los años, Plant-for-the-Planet se ha convertido en un movimiento global.

 

 

 Felix lleva la idea de Plant-for-the-Planet al mundo.

Felix se hizo miembro de la Junta Junior del PNUMA y comenzó a ofrecer conferencias en importantes eventos ambientales y climáticos, como en el Parlamento Europeo. Las Academias de Plant-for-the-Planet se organizan en Alemania y en el resto del mundo. Son actividades de niños para niños, para que juntos

tomen medidas contra el problema de la crisis climática. Los niños que se comprometen como Embajadores por la Justicia Climática transmiten sus conocimientos en las Academias. También animan a los otros niños a asumir la responsabilidad social y a dar forma activamente al futuro.

 

 

 

 

 

Más niños, más árboles y destacados promotores.

En la Conferencia de Niños y Jóvenes del PNUMA en Corea del Sur, 800 niños y niñas adoptaron una declaración para la Cumbre del Clima en Copenhague. Al final de la Conferencia, Felix dijo al auditorio que quería plantar un millón de árboles en su país. En cuestión de minutos, cientos de niños y niñas procedentes de 56 países diferentes, decidieron unirse a Felix en el escenario y poner en práctica la idea de Plant-for-the-Planet en sus respectivos países.

 

Con el objetivo de hacer la iniciativa aún más conocida, se realizó una campaña de comunicación con el título "Deja de hablar. Empieza a plantar.". Las fotos con destacados promotores como Harrison Ford, apl.de.ap, el príncipe Alberto de Mónaco y Michael Otto pueden verse en todo el mundo.

 

 

Sólo 3 años más tarde, los niños plantan en Alemania el millonésimo árbol.

Y lo hicieron junto con los ministros de Medio Ambiente de Alemania, Dinamarca, Canadá, México y Turquía. Los niños convencieron a los políticos del medio ambiente de la importancia que tiene para su futuro la creación de un tratado mundial basado en la justicia climática.

 

 

Así se puso en marcha la base de Plant-for-the-Planet.

 

 

El gran escenario: Felix habla ante las Naciones Unidas en Nueva York.

A principios de año, Felix fue invitado como ponente en la sede de la ONU. Personalmente, instó a los delegados no sólo a hablar, sino a actuar en la lucha contra la crisis climática.

Desde marzo de 2011, Plant-for-the-Planet tiene una estructura democrática con un niño y un Consejo Mundial de la Juventud, cada uno formado por 14 niños y jóvenes de todo el mundo.

 

 

 

 Hoy más de 100.000 niños de todo el mundo están activos para Plant-for-the-Planet.

 

 

 

 

63.000 de ellos son Embajadores por la Justicia Climática. Son niños de 9 a 12 años que comparten sus conocimientos con el resto en las Academias y que forman también a embajadores.

Así es como Plant-for-the-Planet llega a tantos niños y les motiva para crear activamente su futuro.

 

 

Queremos plantar un billón de árboles en todo el mundo.

Estos son nuestros objetivos, que con tu ayuda, podremos lograr hasta el año 2020:

 

 

Queremos ganar nuestra energía al 100% a partir de fuentes renovables en todo el mundo.

El Consejo de Gobierno Federal para cambios climáticos globales ha desarrollado un nuevo enfoque para abordar el reto del cambio climático: un límite máximo permitido de emisiones de CO2 para el año 2050. Este presupuesto global debe ser distribuido per cápita entre todos los estados.

Esto significa que para el año 2050, los seres humanos tenemos que reducir las emisiones de CO2 a cero. Ya existe la tecnología para un futuro libre de CO2. Con la tecnología actual, es posible ganar toda nuestra energía al 100% de fuentes renovables y sin centrales nucleares hasta 2050.

 

 

 Juntos, podemos asegurar nuestro futuro.

Nosotros, los niños, no somos científicos del clima y no sabemos si el nivel del mar aumentará hasta el final del siglo 0,2 ó 2 metros. Sin embargo, sabemos tres cosas con certeza:

Si hemos despertado tu interés y quieres saber más, aquí encontrarás una descripción detallada de nuestros objetivos.

 

Plan de tres puntos para salvar nuestro futuro